Terapias Ocupacionales para Adultos

¿Alguna vez has escuchado el término terapia ocupacional? Empecemos por decir que en muchas ocasiones este término lo usan de manera incorrecta, es decir, la mayoría de las personas cree que este tipo de terapia se da con el fin de mantener ocupadas a las personas y no es así.

¿Qué son las terapias ocupacionales para adultos?

La terapia ocupacional está enfocada en conseguir la máxima funcionalidad de una persona con algún tipo de limitación, ya sea física, cognitiva, conductual o una mezcla de ellas. Esto se logra a través de actividades en talleres individuales o grupales creados por un terapeuta.

El objetivo principal de la terapia ocupacional es aumentar el desarrollo y prevenir la incapacidad y si es una circunstancia distinta el terapeuta buscará incluir la adaptación de tareas o del entorno para alcanzar la máxima independencia del paciente y aumentar la calidad de vida.

¿Para qué sirven las terapias ocupacionales para adultos?

Al iniciar una terapia ocupacional lo que el terapeuta hace es valorar el grado de independencia para potenciar las habilidades del paciente en las situaciones cotidianas y mejorar la función general. En ocasiones, estas actividades tan sencillas pueden ayudar al individuo a ganar confianza en sí mismo.

Por ejemplo: puede recuperar la confianza en sí mismo al recibir un reconocimiento al terminar de colorear un hermoso mandala de animales.

Entonces, podemos definir que las terapias ocupacionales sirven para:

  1. Prevenir discapacidades. Evitar los desequilibrios en la vida diaria y anticiparse a posibles lesiones y patologías.
  2. Valorar los componentes de ejecución y desempeño de la vida diaria de manera general y específica. El terapeuta realiza valoraciones funcionales, tanto de recorridos articulares como de fuerza muscular. También valora las limitaciones funcionales, analiza los gestos cotidianos, determina las capacidades sensoriales, perceptivas, cognitivas y conductuales relacionadas con la vida diaria.
  3. Mantener, adquirir, mejorar o recuperar los componentes de las actividades de la vida diaria. Ayudan aaumentar la movilidad y la fuerza muscular, mejorar la coordinación, aumentar o mejorar la destreza, elevar el umbral de fatiga aumentando la tolerancia al esfuerzo, enseñar compensaciones de las funciones perdidas o deterioradas.

3 técnicas de terapia ocupacional

Para lograr las terapias ocupacionales es común que el terapeuta se base en tres técnicas. No son las únicas pero son las más comunes:

  1. Estimulación cognitiva. Potencializa las capacidades preservadas para compensar las que están deterioradas a través de elementos audiovisuales como la música, dibujos o fotografías para activar  la memoria, la atención, entre otras.
  2. Rehabilitación funcional. Se busca que el paciente recupere la movilidad funcional. El profesional somete a la persona a diferentes ejercicios que involucran peso, movilidad y agilidad con el objetivo de estimular la psicomotricidad y para que pueda dominar actividades básicas como comer, vestirse y usar el baño solos.
  3. Estimulación neurosensorial. Se busca favorecer el correcto desarrollo del sistema vestibular, propioceptivo y sensorial que está relacionado con el aprendizaje obtenido a partir de la niñez. Se trabaja sobre los sentidos.

Si crees que es necesario que busques apoyo para mejorar alguna limitación, ya sea física, cognitiva o conductual, puedes recurrir a un especialista que te brinde orientación. La salud emocional y cognitiva es tan importante como la física.

Cuídate y si entre tus actividades cotidianas te gustaría colorear algunos mandalas para salir de la rutina no te olvides de descargarlos gratuitamente desde nuestra página principal Mandalas para colorear.

Escrito por

Terapias Ocupacionales para Adultos y Para Qué Sirven

Deja un comentario