Qué es el mindfulness y cómo crear una conciencia plena

Qué es el mindfulness y como lograr conciencia plena

Últimamente se ha escuchado de forma más recurrente sobre el mindfulness cómo practica de meditación para relajarse y crear una percepción más relajada de la vida.

El Mindfullness o la conciencia plena, nos ayuda a reconocer nuestras emociones con la finalidad de eliminar la frustración o la ansiedad, y por lo tanto liberar estrés y energía negativa.

La mayoría de nosotros crecimos pensando que reprimir las emociones es una forma de autocontrol para convivir de mejor manera en la sociedad. Pero esto es totalmente falso porque al intentar negar las emociones sólo estamos reprimiéndolas y la represión causa frustración.

Y aunque pareciera que de la noche a la mañana estamos estresados, frustrados y ansiosos, en realidad esto es un malestar emocional que se nos ha inculcado y hemos ido construyendo con el paso de la vida.

Tener conciencia plena de nuestras emociones no nos hará el favor de cambiar la mayoría de las circunstancias, ni mucho menos cambiar a otros, porque lo único que podemos y necesitamos es cambiarnos a nosotros mismos.

Al entender qué sentimos, nos conocemos mejor y entonces aprendemos a respetar y darle espacio a cada emoción, y por lo tanto, estar mejor preparados para entender que el enojo, la tristeza, la soledad llegarán y también pasarán. Y luego vendrá la felicidad, las risas y el placer, y también pasará.

Y cuando todo pasa, seguimos siendo las mismas personas. Ni más ni menos. Y entonces le quitamos importancia a lo menos importante, y la frustración de dispersa.

No podemos cambiar las circunstancias pero podemos modificar como percibimos tal o cual adversidad. 

No se trata de ir por la vida fingiendo que lo tenemos todo en control, que nada nos saca de nuestras casillas, que nada nos sorprende ni mucho menos que somos positivos todo el tiempo. Claro que no. 

Practicar el mindfulness es vivir en el aquí y en el ahora sabiendo que lo qué pasó ya fue y lo que será nadie lo sabe. Vivir en el presente nos quita la ansiedad de pensar que vendrá mañana.

Y al lograr vivir de una forma proporcionada a la realidad presente, podemos tomar mejores decisiones y posturas hacia la vida. 

Vivir en consciencia plena es un acto de amor propio, que nos ayuda a poder tener más empatía con el prójimo.

El Mindfullness o la conciencia plena, nos ayuda a reconocer nuestras emociones con la finalidad de eliminar la frustración o la ansiedad, y por lo tanto liberar estrés y energía negativa.

La mayoría de nosotros crecimos pensando que reprimir las emociones es una forma de autocontrol para convivir de mejor manera en la sociedad. Pero esto es totalmente falso porque al intentar negar las emociones sólo estamos reprimiéndolas y la represión causa frustración.

Y aunque pareciera que de la noche a la mañana estamos estresados, frustrados y ansiosos, en realidad esto es un malestar emocional que se nos ha inculcado y hemos ido construyendo con el paso de la vida.

Tener conciencia plena de nuestras emociones no nos hará el favor de cambiar la mayoría de las circunstancias, ni mucho menos cambiar a otros, porque lo único que podemos y necesitamos es cambiarnos a nosotros mismos.

Al entender qué sentimos, nos conocemos mejor y entonces aprendemos a respetar y darle espacio a cada emoción, y por lo tanto, estar mejor preparados para entender que el enojo, la tristeza, la soledad llegarán y también pasarán. Y luego vendrá la felicidad, las risas y el placer, y también pasará.

Y cuando todo pasa, seguimos siendo las mismas personas. Ni más ni menos. Y entonces le quitamos importancia a lo menos importante, y la frustración de dispersa.

No podemos cambiar las circunstancias pero podemos modificar como percibimos tal o cual adversidad. 

No se trata de ir por la vida fingiendo que lo tenemos todo en control, que nada nos saca de nuestras casillas, que nada nos sorprende ni mucho menos que somos positivos todo el tiempo. Claro que no. 

Practicar el mindfulness es vivir en el aquí y en el ahora sabiendo que lo qué pasó ya fue y lo que será nadie lo sabe. Vivir en el presente nos quita la ansiedad de pensar que vendrá mañana.

Y al lograr vivir de una forma proporcionada a la realidad presente, podemos tomar mejores decisiones y posturas hacia la vida. 

Vivir en consciencia plena es un acto de amor propio, que nos ayuda a poder tener más empatía con el prójimo.